Estos tiempos de confinamiento repetido ha hecho que valoremos más nuestro hogar y ha despertado en nosotros nuevas inquietudes. Tener más tiempo para el ocio nos ha permitido aprender cosas nuevas y mejorar otras ya aprendidas. El área de la cocina es una de las más frecuentadas en este tema, y qué mejor que aprender a preparar pan desde la comodidad de tu casa. Es por ello, que te traemos este post con los mejores trucos para hacer un buen pan casero.

No muchos se atreven a hacer pan en casa porque sienten que es muy complicado, sin embargo, la realidad es que es uno de los alimentos más fáciles de preparar. Los ingredientes que requiere la elaboración del pan casero son muy sencillos de conseguir, si no es que ya los tienes en la despensa de tu casa. Para un pan básico, únicamente se necesita de agua, levadura, harina y sal.

❤️ #Inferlover Deja a un lado los miedos e inseguridades, y no te pierdas la agradable y maravillosa experiencia de preparar pan con tus propias manos.

Foto de Mariana Kurnyk

Guía con los mejores trucos para preparar pan en casa

Preparar pan en casa no tiene, en absoluto, mucha dificultad. Toma nota y apunta los siguientes trucos para que puedas elaborar un pan espectacular en tu cocina:

1. Sigue una regla en las proporciones

Si algo es muy importante a la hora de elaborar pan, son las proporciones de los ingredientes. Se debe tener mucho cuidado de seguir una regla en las proporciones y no poner cantidades de manera descontrolada o al gusto, ya que excederse o no poner suficiente de algún ingrediente, puede traer como consecuencia un pan desastroso y repleto de errores.

Así que, consigue una calculadora y sigue la siguiente regla: De acuerdo a la cantidad de harina que utilices, entre el 50% y 60% de esta, debe ser lo que pongas de agua, 2% lo de levadura, y entre el 1,8% y el 2% lo de sal.

2. Hay diferencias dependiendo del tipo de levadura que utilices

No es igual utilizar levadura fresca que levadura seca (o de panadería), la cantidad de cada una que se debe utilizar en la receta que estés siguiendo, es completamente distinta.

Si la levadura que consigues es la seca, entonces deberás poner de esta un tercio del peso de la levadura fresca que pide la receta del pan. Así que, al aplicar la regla de las proporciones que mencionamos anteriormente, para ½ kg de harina deberás utilizar 10 gr de levadura fresca, o bien 3,3 gr de levadura seca.

3. Lo mejor es utilizar harina de trigo

Si bien se puede preparar pan con otros tipos de harina como la de centeno o de avena, la opción más recomendada y con mejores resultados es la harina de trigo. Aunque la principal razón de esto, es que la de trigo posee un mayor porcentaje de proteína, por lo que al mezclarse con el agua, produce mayor cantidad de gluten, que es el encargado de hacer que el pan se esponje.

Guarda la harina en un sitio donde no le afecte o dañe la humedad y la luz así se mantendrá en las mejores condiciones.

Foto de Mariana Kurnyk

4. No te olvides de la sal

La sal en la receta del pan es un ingrediente de suma importancia, pues no solo sirve para dar su característico sabor, sino que es la responsable de dar un mejor acabado al pan en el brillo y lo crujiente de su corteza. También es la responsable de proporcionar un mejor cuerpo del que tendría si no se coloca dicho ingrediente.

La única desventaja de utilizar sal para la preparación del pan, es que la masa, en caso de poseer sal, fermenta un poco más lento que aquella que carece de esta.

5. No rectifiques la masa con harina, hazlo con agua

En el caso de que no te esté quedando la masa como deseas y requieras hacer una rectificación, no cometas el error de hacerla con más harina, ya que solo conseguirás un pan seco y duro. Así que en vez de harina, utiliza agua.

Como truco para hidratar la masa y conseguir mayor esponjosidad, emplea leche.

6. Mezcla y amasa los ingredientes secos por separado

A la hora de amasar, no revuelvas todo de una sola vez. Mezcla y amasa por un lado los ingredientes secos, es decir, la harina, la sal y la levadura. Por último junta la mezcla o intégrala con los ingredientes líquidos, que son el agua y si lo deseas leche. Todo este proceso lo puedes llevar a cabo bien sea a mano, o con ayuda de una amasadora, si es que cuentas con una.

El truco está en mezclar un poco, luego dejar la masa reposando unos 10-15 minutos, para posteriormente seguir amasando mientras haces pliegues hasta lograr una masa elástica que no se pegue en las manos. Adicionalmente, realiza unos cortes en la masa antes de meterla a hornear. Esto permite que puedan salir los gases carbónicos durante el proceso de cocción del pan.

7. Horneado con humedad

Es vital la presencia de humedad durante el proceso de horneado del pan, para ello, en caso de no contar con un horno a vapor (que es lo ideal), haz uso de una bandeja o recipiente (apto para el horno) con agua en la parte inferior del horno. Esto último, debes hacerlo desde el precalentado y mantenerlo durante la cocción.

De esta forma, conseguirás una cocción considerablemente más uniforme con todo lo requerido para obtener como resultado un pan realmente espléndido y delicioso.

Con respecto al tiempo de cocción del pan casero y la temperatura del horno. El precalentado debe hacerse a unos 230°C. Luego, se debe meter la masa del pan al horno y cocinar al menos durante 20 minutos. Posteriormente, se debe disminuir la temperatura a 200°C y dejar horneando el pan durante media hora.

💡INFER Tip Sabrás que está listo si al golpearlo, se escucha hueco.

Preparar pan es algo súper sencillo y una de las mejores experiencias en la cocina. No tengas miedo y atrévete desde la comodidad de tu hogar y en caso de que prefieras hacer pan en un horno a vapor, pero aún no posees uno, siempre podrás recurrir a un minicrédito que te ayude a hacerte con este.

Siguiente
Tendencias en cocinas para el 2021